1 - Historia de la natación
2 - Historia de la Natación Moderna
3 - Natación adaptada, introducción
4 - Efectos terapéuticos de los deportes acuáticos
5 - Estilos recomendados
6 - Instalaciones para ciegos
7 - Estilos
8 - Salida
9 - Virajes
10 - Faltas
11 - Relevos
12 - Recomendaciones para los discapacitados físicos y paralíticos cerebrales
13 - Planificación del entrenamiento
14 - Planificación de un programa semanal
15 - Planificación de un programa diario
16 - Direcciones web
17 - Glosario

Planificación del entrenamiento

La finalidad de cualquier sistema de entrenamiento es producir adaptaciones fisiológicas, metabólicas e incluso psicológicas que permita al nadador mejorar su rendimiento. El objetivo es adaptar el organismo para que sea capaz de rendir al máximo, en busca de las mejoras en el rendimiento. Para esto se requiere una correcta planificación. La mejor forma de hacerlo es dividiendo el año de entrenamiento en unidades (ciclos) más operativos, asegurando que las adaptaciones sistemáticas que se producen en los nadadores se correlacionan con su momento óptimo y el tiempo de las pruebas más importantes del calendario.

Lo primero a desarrollar son las grandes líneas del plan anual (número de ciclos y su duración); en segundo lugar hay que diseñar la estructura interna de cada ciclo (en periodos determinados); en tercer lugar definir estos periodos en microciclos (dando prioridad en cada microciclo al objetivo marcado); Y por último definir estos objetivos en el entrenamiento diario.

Pero el verdadero trabajo empieza en la planificación de los entrenamientos semanales y diarios. Si esta planificación se desarrolla al máximo detalle se alcanzarán, sin duda, los mejores resultados.

Dentro de una planificación semanal podríamos hablar de los siguientes tipos de entrenamientos:

subir